lunes, 15 de junio de 2009

PUERTO PROGRESO DE CASTRO, MÉRIDA, YUCATÁN.





Puerto Progreso De Castro, Mérida, Yucatán.

HISTORIA

No existe vestigio de asentamiento de origen maya en el territorio del municipio. Antes de concluir el siglo XIX, Progreso se erige en cabecera del partido de su mismo nombre, categoría que conserva aún cuando se disuelvan todos los partidos del Estado. Progreso de Castro, el puerto más importante del estado es, al mismo tiempo la población, con categoría de ciudad, más joven de Yucatán.

La fundación del puerto de Progreso surgió como una necesidad: el traslado de la aduana de Sisal a un sitio más cercano a la capital del estado. Cumplidos todos los trámites ante el Gobierno Federal, el presidente de la República General Ignacio Comonfort, concedió el permiso mediante decreto del 25 de febrero de 1856, para erigir la nueva población.

El municipio cuenta con una población de 50,000 habitantes; en 1876 adquirió el rango de ciudad por su rápido crecimiento, como resultado de la explotación del henequén.
Durante el esplendor de la cultura maya, Progreso era llamado "Yaxactún" que significa "la gran ruta" o la "gran tortuga de piedra". A la llegada de los españoles, se le bautizó con el nombre de Progreso por la importancia marítima que desde aquella época tenía.
A lo largo del litoral se extiende actualmente una zona conurbada de casas de descanso que desde principios del siglo XX, durante semana santa y el verano, son habitadas por vacacionistas que radican principalmente en Mérida.

Entre sus monumentos históricos destacan: la capilla de San Antonio de Yaxactún, del siglo XIX; el templo de San Antonio del siglo XVIII; y la Parroquia de San Juan construida en 1872. Durante la primera semana de mayo se celebra la fiesta de San Pedro Telmo, patrono de los pescadores.

El 1º de julio de 1871 fue fundado el puerto de Progreso con la categoría de pueblo, que pierde el 9 de enero de 1875 al convertirse en villa. Nueve meses más tarde, el 4 de octubre del mismo año se le otorga el título de ciudad que hasta nuestros días conserva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada